El espejo

¿Qué responde el espejo con tanta severidad? Nada. ¿Qué contestan él o ella a sus preguntas? Con un mismo lenguaje y un mismo pasado, las palabras de uno no significan en los miedos y deseos del otro. Incomunicados, todos los días se acuestan y levantan juntos. Mirándose, no saben decirse nada más.

Comentarios

Todavía no hay comentarios.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *